Beneficios de consumir la chirimoya

Propiedades nutritivas

Chirimoya

Las propiedades de la chirimoya

Contiene un 20% de carbohidratos, principalmente glucosa y fructuosa. Esto hace que sea una buena fuente de energía: una chirimoya pequeña de 200 gramos proporciona 172 calorías.  Es un alimento con una baja densidad energética: aporta pocas calorías en relación a su volumen, lo que quiere decir que sacia más que otros alimentos que aportan tantas o más calorías. Por eso las personas con diabetes tipo 2 o síndrome metabólico pueden incluir regularmente en su dieta raciones de media chirimoya. 

Las vitaminas y minerales están muy concentrados en su pulpa. Contiene abundantes vitaminas del grupo B y de vitamina C, asimismo de potasio, calcio y hierro, y aunque en muy baja proporción también cinc, yodo, cobre y manganeso. Su efecto energético es favorecido por el contenido de vitaminas de grupo B, que transforman los nutrientes en energía celular. Una chirimoya aporta en torno al 20% de la vitamina B6 que se precisa al día, y un 15% de la B1 y la B2.

Los beneficios de la chirimoya

La composición nutricional de esta fruta, así como su contenido en compuestos fitoquímicos específicos, se asocian a una serie de beneficios para la salud.

1. Regula la tensión arterial 

Posee abundante potasio, lo que junto a su escaso contenido en sodio la convierte en una buena aliada de la salud arterial. Un ejemplar de unos 200 gramos cubre el 15% de las necesidades diarias de potasio.

2. Fortalece huesos y músculos 

Una chirimoya pequeña (200 g) proporciona el 10% del magnesio que se precisa al día y pequeñas cantidades  de calcio, ambos importantes para la salud de los huesos. Además la vitamina C (la misma cantidad de fruta cubre el 60% de las necesidades diarias) participa en la formación del colágeno que recubre las fibras del sistema nervioso y los haces musculares, de los dientes y los huesos.

3. Combate la anemia

200 gramos de chirimoya aportan el 8% del hierro que se precisa al día y al ir acompañado de vitamina C su absorción se ve potenciada. Es, por tanto, un alimento indicado para prevenir o tratar la anemia.

4. Favorece la digestión 

Su contenido en enzimas digestivas, al igual que sucede con la piña y su bromelina, mejora la digestión. Y por su porción de fibra soluble contribuye a proteger la flora intestinal y a regular el peristaltismo y el colesterol.

5. Mejora tu salud cardiovascular 

Gracias a su alto contenido de potasio, la chirimoya contribuye a mejorar la salud cardíaca. Además, es un regulador natural de la presión arterial. Rica en antioxidantes que controlan los niveles de colesterol. Su bajo contenido de sodio y grasa es otra de las razones para comer chirimoya, especialmente para las personas que sufren de hipertensión arterial y otras alteraciones cardíacas.

6. Antimicrobiano natural

Capacidad de actuar como protector natural contra los parásitos. Esta propiedad se debe a su alto contenido de fibra, niacina y citotoxinas. Además, nos aporta altas cantidades de vitamina C, un antioxidante natural que ayuda al organismo a resistir las infecciones.

7. Es un gran aliado para perder peso

Comer chirimoya proporciona sensación de saciedad. Esto es ideal si estás buscando bajar de peso sin dejar de  comer saludable y delicioso.  También está recomendada para aquellas personas que sufren de estreñimiento, ya  que tiene  un efecto laxante.

8. Efecto tranquilizante y antidepresivo 

La chirimoya contiene,  un alcaloide que regula la segregación de químicos que ocasionan depresión.

9. Protección contra la osteoporosis

Esta fruta contiene un alto nivel de minerales:

  • Aporta hierro que ayuda en la recuperación de las personas con anemia.
  • Rica en calcio, el cual es de ayuda en aquellas personas que sufren de trastornos de descalcificación y osteoporosis.
  • Rica en fósforo, que ayuda a reforzar la memoria.

10. Ayuda a tener un mejor embarazo 

Contiene nutrientes que contribuyen en el desarrollo del bebé como:

  • Grasas esenciales
  • Fibra, Carbohidratos
  • Proteínas
  • Minerales
  • Vitaminas

11. Comer chirimoya regula la digestión 

Su bajo contenido en grasas y su alto contenido de fibra ayudan a eliminar el colesterol malo (LDL) y, al mismo tiempo, absorbe los ácidos biliares. Esto es muy útil en personas que sufren de trastornos en la vesícula biliar. Es un excelente laxante natural, ya que la fibra regula el tránsito intestinal y la flora bacteriana.

12. Es antioxidante

Excelentes fuente de antioxidante y vitamina C. También contiene compuestos polifenoles, que combaten la oxidación asociada a enfermedades como cáncer, envejecimiento prematuro, aterosclerosis y enfermedades neurodegenerativas.

13. Es un excelente alimento para niños pequeños 

Es recomendable  incluir chirimoya en los purés o zumos debido a su alto contenido nutricional, que contribuye a mejorar el desarrollo de los niños y ayuda e tratamiento de enfermedades crónicas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *